La lectura es un ejercicio que no solo alimenta la mente, sino también el alma, amplia nuestros horizontes y nos permite reflexionar acerca de situaciones que en la cotidianidad parecen ordinarias.
Por ello debemos siempre dedicar un momento a la lectura orante, a la palabra escrita, reflejada en textos que nos llenan, nos motivan y que nos permiten sumergirnos en reflexiones que nos acercan cada vez más a Dios.
Es tan importante la lectura y el enriquecimiento que nos provee, que por ello hoy queremos recomendarles algunas lecturas que no pueden faltar en nuestra biblioteca católica, y de las cuales podemos echar mano cuando lo necesitemos, ya sea para un momento de reflexión, o para entretenernos con un buen compendio espiritual.

1. Jesús de Nazaret, Benedicto XVI
2. La Paz Interior, Jacques Philippe
3. Testigos de esperanza, Card. Francisco Xavier Nguyen Van Thuan
4. Jesucristo, Karl Adam
5. Confesiones, San Agustin
6. La libertad interior, Jacques Philipe
7. Historia de un alma, Santa Teresita del Niño Jesus
8. El pozo de Jacob, Segundo Galilea
9. Introducción a la vida de oración, Romano Guardini
10. En las fuentes de la alegría, San Francisco de Sales

COMPARTIR