Fotografía: Alcaldía de Ibagué

Los organismos de socorro se mantienen en alerta ante cualquier situación de emergencia que se presente en zonas rurales y urbanas.

Guiomar  Troncoso directora del GPAD aseguró que durante el mes de marzo, aproximadamente se atendieron 161 emergencias tanto en el casco urbano como rural, los organismos de socorro han estado atentos a las diferentes emergencias presentadas en la capital del Tolima.

Fotografía: Paz Estéreo
Fotografía: Paz Estéreo

“Hemos estado atentos con las emergencias  que se han venido presentado especialmente en áreas de deslizamiento  que se han complicado a nivel rural y urbano. También hemos presentado complicaciones en caídas de árboles” aseguró Troncoso.

La directora  también manifestó que uno de los sectores más afectados son el barrio Uribe Uribe, el cerro la Martinica, el cañón del Combeima y las delicias 2, la alerta amarilla para la ciudad se mantiene, y los organismo de socorro mantiene una alerta superior esto con el fin de tener disposición con el personal.

Por su parte, la Secretaría de Desarrollo Rural informó que, en los últimos 15 días, se han presentado afectaciones en 65 veredas de la capital del Tolima, motivo por el cual ha sido necesario desplegar maquinaria y recursos suficientes para poder atender las emergencias.

Fotografía: Paz Estéreo
Fotografía: Paz Estéreo

“Los últimos 15 días, el 45 % de las veredas de Ibagué se vieron afectadas por procesos de remoción en masa. Estamos hablando de 65 veredas que han sufrido taponamientos parciales o totales de sus vías, por lo que ha sido necesario desplazar toda la maquinaria y el personal que tenemos para poder permitir la movilidad de las personas”, indicó César Picón, secretario de Desarrollo Rural y Medio Ambiente de Ibagué.

Algunos de los sectores rurales más afectados han sido San Juan de la China, La Martinica, Potrero Grande, Cocora y Tapias.

“Hay que seguir insistiendo en que nos encontramos en alerta, ya que el IDEAM acaba de emitir un informe en donde prevé posibles crecientes de los ríos Coello y Combeima. Por esta razón, las comunidades de estos sectores deben estar muy alertas a los llamados de los organismos de socorro. Hemos insistido queno se movilicen sobre las vías rurales, que tengan precaución al cruzar por puentes, y monitorear el flujo de ríos y quebradas”, agregó Picón.

Por otra parte, el alcalde (E) de Ibagué, Juan Vicente Espinosa, resaltó que la prevención de desastres inicia con la participación activa de la comunidad.

“La responsabilidad en la prevención del riesgo nace en la misma comunidad, y dependiendo de cada uno de los riesgos se deben tener unas medidas de precaución y sistemas de comunicación”, dijo Espinosa.

Para evitar que se presenten situaciones de riesgo, la Administración Municipal está realizando jornadas de trabajo con las Juntas de Acción Comunal e instituciones educativas, en donde se establecen compromisos entre los organismos de socorro y los ciudadanos.


Redacción: Verónica Palacio