De acuerdo con el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, IDEAM, la capital del Tolima se encuentra en alerta amarilla por posibles deslizamientos ocasionados por la temporada invernal que está iniciando.

Por ese motivo, y para prevenir situaciones de emergencia que afecten la integridad de los ciudadanos, el Consejo Territorial de Gestión del Riesgo definió que todos los organismos de socorro dispondrán de todo el personal disponible para atender las circunstancias de riesgo que se presenten a causa de las fuertes lluvias.

“Queremos insistir en que la temporada de lluvias será fuerte, y tiene el agravante de que se presentará con gran cantidad de vientos. Esto significa que podemos tener dificultades con las viviendas, por eso queremos hacer el llamado para que la comunidad tome precauciones”, dijo Guiomar Troncoso, directora del Grupo de Prevención y Atención de Desastres, GPAD.

La funcionaria indicó que los organismos de socorro atendieron emergencias por viviendas destechadas y por más de 20 caídas de árboles en el sector del Cañón del Combeima.

“Venimos de un verano intenso, y por eso se pueden presentar taponamientos de los canales, colectores y rejillas. Todos debemos contribuir para que no se presenten inundaciones en la ciudad”, sostuvo Troncoso.

Por su parte, el gerente del IBAL, José Alberto Girón, manifestó que la empresa tiene diseñados protocolos específicos para atender crecientes o turbiedades que se presenten en la bocatoma del río Combeima.

Girón también expresó que, durante la temporada de lluvias, los ciudadanos deben hacer uso racional del agua para evitar que se presente desabastecimiento del recurso hídrico.


Redacción: Verónica Palacio 

COMPARTIR