El retroceso en el casquete del volcán nevado del Tolima como consecuencia de las altas temperaturas ha dejado al descubierto profundas grietas que preocupan a las autoridades y se estudia un cierre total en el acceso a la cumbre.

De acuerdo con los organismos de prevención y atención del riesgo en la capital del Tolima, las inclementes condiciones climáticas han hecho altamente vulnerable la superficie de nieve.

La principal preocupación está puesta en alrededor de seis fracturas profundas que surcan el nevado del Tolima y en las que ante la eventual caída de un escalador, un rescate sería imposible.

 

“El nevado ha estado expuesto a una alta temperatura, la nieve se ha escondido y se han destapado unas grietas de un tamaño inmenso, el cual genera demasiado riesgo para que la gente suba al nevado.  Las grietas son tan peligrosas que la misma gente experta está tomando medida preventivas para no subir ellos mismos que tienen el equipo permanente. Con las entidades hemos tomando como medida preventiva pedirle a la gente que no haga ascenso al nevado primero por el riesgo a sus propias vidas y por el nevado está muy débil por la sobrecarga de personas”, explicó Iván Mantilla, director del Comité Local de Emergencias.

 

Aunque la recomendación de los expertos es que hasta la cumbre solo hagan su acceso un promedio de 1,6 personas por día, en fines de semana se registran hasta 40 visitas en especial de turistas y montanistas inexpertos, por lo que en este puente festivo de reyes se efectuarán estrictos controles sin descartarse el cierre total.

 

“Se han hecho dos requerimientos a Parques Nacionales y el Ideam para establecer la condición técnica frente al crecimiento de grietas condición de glacial y retroceso de nieve y glacial. La idea es que a partir de este viernes instalemos puestos de control en Juntas y El Libertador para orientar a la gente frente al por qué no deben subir al Nevado”, aseguró el funcionario a través deRCN Radio.

 

Las autoridades han solicitado preventivamente a la división de parques nacionales y al Ideam un estudio minucioso sobre el desplazamiento de las grietas y el riesgo que podría existir por desprendimiento considerando que el agua de Ibagué, en un 90 por ciento depende de los afluentes que nacen en lo alto del macizo.

 

 

 

RCN Radio

COMPARTIR