Fotografía: Paz Estéreo

Durante la Eucaristía celebrada este sábado en Medellín, el Santo Padre centró su reflexión en las tres actitudes que deben caracterizar a un verdadero discípulo: Ir a lo esencial, renovarse e involucrarse.

En una multitudinaria misa en el aeropuerto Olaya Herrera en Medellín, el Papa Francisco se refirió a “ir a los esencial” en relación a valorar la vida: “La relación con Dios no puede ser un apego frío a normas y leyes, ni tampoco al cumplimiento de ciertos actos externos que no llevan a un cambio real de vida”.

Asimismo se refirió a la renovación como un acto de sacrificio y valentía para responder al llamado del Señor. Afirmó que en Colombia hay situaciones que reclaman discípulos al estilo de vida de Jesús, lo que significa “el amor convertido en hechos de no violencia, de reconciliación y de paz”.

En cuanto a “involucrarse”, la tercera actitud de un verdadero discípulo de Cristo, invitó a dar a conocer más a Dios, a involucrarse y tener sed de Dios. “La Iglesia no es nuestra, es de Dios; Él es el dueño del templo y del sembrado; todos tienen cabida, todos son invitados a encontrar aquí́ y entre nosotros su alimento. Nosotros somos simples servidores y no podemos ser quienes impidamos ese encuentro” recalcó el Santo Padre en Medellín.

Al finalizar el Papa Francisco dijo que vino a Colombia a confirmar en la fe y la esperanza del Evangelio e invitó a seguir a Jesús, conocerlo y dejarse instruir por Él para anunciarlo con mayor alegría.


Redacción: Paz Estéreo