Fotografía: Paz Estéreo

En la mañana de este martes 28 de febrero se llevó a cabo en la catedral Metropolitana de Ibagué las exequias del padre Luis Francisco Ramírez quien fue llamado a la casa del señor.

Fotografía: Paz Estéreo
Fotografía: Paz Estéreo

El padre Luis Francisco Ramírez nació en el municipio de Suarez el 25 de julio de 1921, en julio próximo cumpliría 96 años. Hijo de Rubén Ramírez Vázquez y Rosalía de Jesús Rodríguez. Curso sus estudios de primaria en la escuela municipal de Suarez; su secundaria la realizó en el seminario menor de Ibagué y sus estudios de teología y filosofía en el Seminario Mayor de Cartagena.

El padre Luis francisco fue ordenado sacerdote por monseñor José Ignacio López Umaña arzobispo de Cartagena el 4 de noviembre de 1956 .

Durante su vida sacerdotal desempeño los siguientes cargos en la arquidiócesis de Cartagena: vicario parroquial de monpox, vicario parroquial de Cartagena, párroco de san Jacinto, administrador de la parroquia las flores, entre otras.

En el año de 1975 Monseñor José Joaquín flores lo encamino en la Arquidiócesis de Ibagué,  donde ejerció los siguientes cargos: vicario parroquial de Herveo, administrador de la Santísima Trinidad en las brisas; capellán del cementerio la milagrosa y director centro san Bonifacio. El 4 de marzo de 2011 renuncio a la parroquia san Bonifacio por motivos de edad y de salud.

Luis Francisco partió a la casa del señor el pasado lunes en las primeras horas de la mañana, sus exequias se llevaron a cabo en la Catedral Metropolitana de Ibagué donde la comunidad con gran fervor y admiración por este hombre de Dios lo acompañaron en su último adiós.

Fotografía: Paz Estéreo / Héctor Giovanny Sandoval rector del Seminario Mayor María Inmaculada .
Fotografía: Paz Estéreo / Héctor Giovanny Sandoval rector del Seminario Mayor María Inmaculada .

El padre, Héctor Giovanny Sandoval rector del Seminario Mayor María Inmaculada resalto la labor del padre pachito “la principal virtud del padre francisco fue el servicio que presto a las comunidades más necesitadas con sus dones de  sanación y liberación. Fue un sacerdote que vivió una vida de mucha santidad en su vocación”.

Por otro lado, Monseñor Fernando González destaco como testimonio vocacional, la labor del padre en vida “que importante es ver que muchos sacerdotes llegan a su vejez al servicio de Dios” monseñor resalto “si se puede llegar a una edad adulta viviendo el ministerio sacerdotal, a la iglesia le enorgullece ver que la comunidad quería bastante a estos sacerdotes por el buen ejemplo que dieron de hacer presente a cristo aquí en la tierra”.

Fotografía: Paz Estéreo
Fotografía: Paz Estéreo

El padre “pachito” como le solían al  decir al padre Luis Francisco Ramírez, fue un sacerdote seguro del corazón de cristo, con un ministerio sacerdotal limpio y trasparente entregado al servicio de Dios y de los hombres, paciente y generoso es así como se recuerda al párroco quien partió a la casa del señor.


Redacción: Verónica Palacio / Cristian Camilo Cuellar 

COMPARTIR