Los latinos que se unen en contra de Donald Trump por sus declaraciones contra los mexicanos cada vez se hacen más grande, mientras el magnate continúa con su aspiración de llegar al primer cargo de EE. UU.

Hace un par de semanas, en medio de un discurso de tintes nacionalistas que dio desde la Torre Trump en Manhattan, para impulsar su nombre como candidato republicano a la presidencia, declaró que “México manda a su gente, pero no manda lo mejor. Está enviando a gente con un montón de problemas. Están trayendo drogas, el crimen, a los violadores. Asumo que hay algunos que son buenos”.

Y ahí comenzó la indignación que tomó dimensiones impensadas y ya lo ha enfrentado a pesos pesados como Univision, NBC Universal y Televisa, propiedad de un hombre mucho más rico que él, Carlos Slim.

“Los latinos están envalentonados. Tal vez los inmigrantes de primera generación no se unan tanto a esa discusión, pero el resto sí se suman al rechazo, a pesar de que sepan de entrada que Trump tiene tendencia al racismo y que no es la primera vez que insulta a los latinos”, asegura y añade que, seguramente, una reacción así no se habría visto hace diez años. Afirmo Sandra Borda, directora del Centro de Estudios Internacionales de la Universidad de los Andes.

COMPARTIR