El Consejo Episcopal latinoamericano CELAM y la Pontificia Comisión para América Latina (CAL) están preparando, desde hace meses, el Congreso del Jubileo de la misericordia para América Latina y el Caribe, con la presencia de la Iglesia continental. Además de las delegaciones de la Iglesia de cada país, de la región de América Latina y el Caribe, también se harán presentes las delegaciones de la Iglesia católica de Estados Unidos y Canadá.

Del 27 al 30 de agosto, la arquidiócesis primada de Bogotá, pastoreada por el cardenal Rubén Salazar, presidente del CELAM; así como las diócesis vecinas y toda la Iglesia colombiana, contará “con la presencia de la Iglesia de todo el continente, y de la Iglesia venida de otras partes del mundo”.

En el camino de año jubilar, celebrado en Roma y en las Iglesias locales del mundo entero, este evento “constituirá una de sus grandes convocatorias de nivel continental”. Tal y como indica una nota distribuida por la Pontificia Comisión para América Latina, “más de 400 personas de América del Norte, Centroamérica, Sudamérica y el Caribe se reunirán para acoger y celebrar el don de la misericordia de Dios, revelado y realizado plenamente en Jesucristo, por la acción del Espíritu Santo”.

Habiendo recorrido ya la mitad del camino de año jubilar, en Bogotá serán recapituladas, a modo de síntesis, “las iniciativas, experiencias y obras ya emprendidas, así como los frutos recibidos”. La celebración –indica el comunicado– se propone vivir este “año de gracia” como renovado ímpetu de misión continental, especialmente a la luz del documento de Aparecida y de la Exhortación apostólica Evangelii Gaudium.

Ya se han inscrito 15 cardenales y más de 120 obispos. También participarán rectores de santuarios nacionales marianos, superiores religiosos y religiosas, responsables de diversas obras de misericordia en países americanos, dirigentes americanos de asociaciones, movimientos eclesiales y nuevas comunidades, sacerdotes y laicos comprometidos en diversos ámbitos eclesiales, sociales y populares.

El evento estará presidido por el cardenal Marc Ouellet –presidente de la Pontificia Comisión para América Latina–, acompañado por sus colaboradores, y por el cardenal Rubén Salazar, quien contará con el equipo de coordinación del Consejo Episcopal Latinoamericano.

Se espera un vídeo mensaje del papa Francisco para la inauguración de esta celebración, que ha contado desde el primer momento “con su vivo beneplácito y aliento”.

El Congreso constará de cuatro grandes conferencias. La primera será de monseñor Rino Fisichella, presidente del Consejo Pontificio para la Nueva Evangelización, a quien el Santo Padre encomendó la programación y organización del Año Jubilar. “Este es el gran tiempo de la misericordia” será el tema de su ponencia.

La segunda conferencia, sobre “La Iglesia sacramento de misericordia”, estará a cargo del cardenal Ouellet. La tercera será pronunciada por el padre Eduardo Chávez, canónigo de la Basílica-Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, máximo experto y “carismático” del acontecimiento guadalupano, que hablará sobre “La santidad en tiempos de Francisco”.

Finalmente se afrontará el tema de la “Misericordia como alma de una cultura del encuentro, del perdón y de la reconciliación en el continente americano”, que será presentado a dos voces por los arzobispos de Tunja, monseñor Luis Augusto Castro Quiroga, presidente de la Conferencia Episcopal Colombiana, y monseñor José Horacio Gómez, arzobispo de Los Ángeles.


Redacción Paz Estéreo