OLYMPUS DIGITAL CAMERA

WWF en la Cumbre del Clima

Entre el 30 de noviembre y el 11 de diciembre, delegados de 190 países asisten en París a la Conferencia Internacional sobre Cambio Climático (COP21). La cumbre busca llegar a un nuevo acuerdo mundial para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y luchar contra el cambio climático.

 

¿Qué es el cambio climático y por qué importa?

Desde la revolución industrial empezó a aumentar la temperatura de la Tierra debido a la quema de combustibles fósilespetróleo, gas y carbón– cuyas emisiones se quedan atrapadas en la atmósfera y generan un efecto invernadero. El aumento en la temperatura de la Tierra es grave porque altera las condiciones climáticas óptimas que necesitamos para vivir. Se estima que en un escenario de aumento de la temperatura del planeta de 4ºC la vida humana sería muy difícil.

Con el aumento de la temperatura, se están derritiendo los polos, el nivel del mar aumenta y las poblaciones  costeras se ven afectadas. Además, la agricultura va a sufrir y podría haber una crisis alimentaria. Asimismo, los riesgos a la salud aumentarán por la propagación de algunas enfermedades.

Según la ONU, Colombia es el tercer país del mundo más vulnerable al cambio climático. Su agricultura, sus ecosistemas, su seguridad alimentaria, sus fuentes de agua, sus ciudades van a enfrentar cambios críticos.

 

¿Qué está haciendo WWF?

 

WWF cree que para llegar a un futuro 100% renovable tenemos que invertir en el desarrollo de  energía limpia y productos eficientes, disminuir los desechos, conservar los bosques, promover el uso de un transporte público eléctrico,  reducir, reutilizar y reciclar los materiales, y exigir que nuestros gobiernos adopten acuerdos ambiciosos y equitativos que disminuyan las emisiones de gases efecto invernadero.

 

Paisajes colombianos en riesgo por el cambio climático

  1. Caño Cristales

En el mundo no hay lugar como Caño Cristales, un río que atraviesa la Serranía de la Macarena en el Meta donde viven las algas endémicasMacarenia clavigera que le dan ese tono único, multicolor a sus aguas.
A finales de septiembre de 2015, la sequía azotó la región y obligó la clausura de del Parque Nacional. Con el cambio climático, los fenómenos naturales se vuelven más intensos, frecuentes e impredecibles. Y desafíos como el que enfrenta año Cristales van a aumentar.

 

  1. La Sierra Nevada de Santa Marta

La Sierra es la montaña litoral más alta del mundo. Entre las playas del Parque Tayrona y el Pico Colón, a 5.775 metros sobre el nivel del mar, hay menos de 50 kilómetros, un fenómeno natural que fue declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco. Pero, según el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, en 20 años la nieve en la Sierra podría desaparecer debido al aumento de la temperatura ligado al cambio climático.
Un problema que todos los nevados de Colombia comparten. Se calcula que desde que se hizo la primera medición hace más de 150 años, el país ha perdido 84% de su área glaciar y en los próximos 15 años seis cumbres dejarán de vestirse de blanco. La nieve está en vía de extinción.

 

  1. El páramo de Sumapaz

Con 333.420 hectáreas, Sumapaz es el páramo más grande del mundo. Y lo mejor, está apenas a 20 kilómetros del centro de Bogotá. Este ecosistema único le da agua a la capital y los departamentos del Meta, Huila y Cundinamarca. Pero es extremadamente frágil y el aumento de la temperatura reduce su área. Según el IDEAM, de aquí a 2030 56% de los páramos podrían desaparecer.
El cambio climático ha tenido además un impacto fuerte sobre las lluvias que nutren los páramos. Este factor, combinado con el avance de la agricultura, amenaza el futuro de los páramos, una fábrica natural que produce el 70% del agua que consumen 85% de los colombianos.

 

  1. Los manglares de Sanquianga

Bañados por las aguas del océano Pacífico, en el departamento de Nariño, el bosque de manglares de Sanquianga es uno de los más grandes y saludables del mundo. Es un Parque Nacional Natural, tiene más de 80.000 hectáreas y el 20% de los manglares de Colombia. WWF lleva a cabo importantes labores de conservación, pues aloja sesenta clases de peces, treinta tipos de moluscos, una veintena de especies de aves y doce tipos de reptiles.

Estos ecosistemas costeros tienen la capacidad de almacenar más carbono que muchos bosques tropicales y protegen las costas de los tsunamis, del alza del nivel del mar, pero están siendo destruidos rápidamente. En los últimos 50 años, los manglares del mundo se han reducido a la mitad.

 

  1. Los corales de Gorgona

Esta isla tiene las formaciones coralinas más grandes del Pacífico colombiano y se cuentan entre las más desarrolladas y diversas del Pacífico Oriental Tropical, destacándose por su buen estado de conservación.

Pero, como lo han puesto en evidencia los estudios de WWF, están en peligro. Los corales son muy sensibles a los cambios de las temperaturas marinas y por esto están muriendo. El aumento de gas carbónico en la atmósfera también acidifica lo océanos y eso fragiliza los corales. Los corales, por el efecto de mareas muy fuertes, quedan a descubierto por periodos cada vez más largos.

 

 

 

 

WWF

COMPARTIR