Fotografía cortesía de: Conferencia Episcopal

Este sábado 25 de marzo, en una eucaristía realizada en la Catedral de Bogotá el cardenal Rubén Salazar Gómez celebró sus 50 años de sacerdocio y 25 de obispo.

La Eucaristía contó con la presencia del Nuncio Apostólico, monseñor Ettore Balestrero, los obispos auxiliares monseñor Luis Manuel Alí Herrera y monseñor Pedro Manuel Salamanca Mantilla.

Durante la Eucaristía, monseñor Ettore Balestrero leyó el mensaje que el Papa Francisco envío. El Pontífice, además de expresar su alegría, manifestó que “el sacerdocio y el episcopado del cardenal Salazar Gómez han sido un vivo instrumento de Cristo y que Dios le ha brindado la facultad de predicar el Evangelio de forma admirable”.

Por su parte, monseñor Pedro Manuel Salamanca Mantilla destacó que el cardenal Salazar Gómez ha sido un “promotor de la Evangelización; un convencido de que dar el primer paso hacia la Evangelización es descubrir la presencia de Dios en cada ser humano y finalmente que su pastoreo se caracteriza por fortalecer la comunión a partir de su entrega generosa, amable y misericordiosa”.

El cardenal Salazar Gómez, agradeció cada una de las palabras que se pronunciaron, recordó que “toda la iglesia es sacerdotal, que los ministerios ordenados se hacen presente en la fe y que estos ministerios aman a la comunidad para que responda con generosidad al llamado del Señor”.

 


Redacción: Paz Estéreo