Cool house’ (vivienda fresca), la innovadora casa del futuro con la que el Sena compite en el prestigioso concurso internacional Solar Decathlon, está pensada no sólo para ser una construcción de energía solar cómoda, climatizada y amigable con el medio ambiente, sino para hacer ahorros y generar ingresos económicos a sus usuarios.

En total, un complejo de 120 viviendas de este tipo podría aportar ingresos anuales, por concepto de venta de productos y servicios, del orden de los 270 millones de pesos, entre manejo de basuras, tratamiento de residuos orgánicos, y producción de alimentos.

 

Los vecinos obtendrían ingresos a partir del buen manejo de residuos orgánicos que generan ‘humus’ (sustancia compuesta por ciertos residuos sólidos), lo que permitiría hacer una propuesta de agricultura urbana de huertos cuyos frutos serán fuente de ingresos que servirían para el sostenimiento y financiamiento de las viviendas”, señaló Luis Fernando Rodríguez Lozano, gerente del proyecto Vrissa, equipo que lidera la propuesta del Sena.

 

Entre tanto, los ahorros provendrían de un menor uso del agua potable y de la reutilización de las residuales y las lluvias; también del hecho de que la casa es bicolimatizada y que, a pesar de la altimetría de la región, no requeriría del uso de aires acondicionados o ventiladores.

FOTO VRISSA 2

 

“Las casas están revestidas por barrera radiante y otra de extracción de aire caliente, lo que genera una bioclimatización permanente; este sistema se convierte en fuente de ahorro de energía y dinero”, agregó Rodríguez.

 

La casa Vrissa, es el resultado de una labor interdisciplinaria liderada por el Centro de la Construcción, de la Regional Valle, pero apoyada desde diferentes sedes del país. En el Solar Decathlon su impacto ha sido de tal magnitud que es una de las más visitadas por los asistentes a la competencia en la que participan 15 instituciones educativas de todo el mundo.

Precisamente este viernes, la villa donde se lleva a cabo el Solar Decathlon y la casa del Sena recibieron la visita del director general Alfonso Prada, quien se congratuló por el ingenio, la innovación y trabajo en equipo que despliegan los 36 aprendices y 18 instructores que hacen parte del proyecto.

 

Lo más importante es que nuestra casa del futuro además de contar con energía solar y de ser amigable con el ambiente, es productiva”, subrayó Prada.

 

‘Cool house’ es el único de los prototipos de vivienda en la competencia organizada por el Departamento de Energía de Estados Unidos, que pertenece a una entidad de formación técnica y tecnológica. Los otros 14 son de universidades europeas, latinoamericanas y colombianas.

Esta casa Sena está construida con materiales livianos pero resistentes y de bajo impacto ambiental; en su estructura se destaca un sistema de celdas que captan las aguas lluvias y residuales para ser tratadas, antes de su posterior utilización, mediante el uso de elementos biológicos, como las plantas heliconias.

La vivienda está diseñada para un área de 70 metros cuadrados, que harían parte de edificaciones de cinco apartamentos, ideales para una familia de cinco personas. Algunos de sus espacios están concebidos para pasar largos periodos, mientras se trabaja bajo un clima agradable y buenas condiciones de conectividad.

 

 

 

 

 

COMPARTIR