El Papa Francisco dedicó su catequesis semanal a la parábola del Padre misericordioso y animó a abrir los corazones para

Ante miles de fieles reunidos en la plaza de San Pedro, el Obispo de Roma destacó que esta parábola marca el modo de actuar de Dios Padre con los hombres, abre los corazones a la esperanza y devuelve la dignidad de hijos de Dios.

Asimismo, el Pontífice remarcó que los dos hijos “necesitaban experimentar la misericordia” y explicó que “el hijo menor, sumido en la tristeza, pensaba merecer un castigo por los pecados cometidos, mientras que el hijo mayor, presumiendo de estar siempre con el padre, esperaba una recompensa por los servicios prestados”.

En este sentido, el Papa destacó que “la lógica de la misericordia no entiende de premios o castigos, sino de acoger a todo el que necesita de misericordia y perdón, y de que todos vuelvan a ser hermanos” por lo que exhortó a responder a la invitación de Jesús “a participar en la fiesta de la misericordia y de la fraternidad” para abrir el corazón y ser “misericordiosos como el Padre”.

 

 


(Fuente: News.va – Radio Vaticano)


 

COMPARTIR