Las coloridas flores acuáticas que le dan su rasgo mágico a Caño Cristales en Meta, hoy están expuestas a  la implacable acción del sol, razón por la que ya no desprenden sus increíbles tonalidades.

Este signo alertó a Cormacarena y a las demás autoridades locales, que decidieron prohibir las visitas al río desde este jueves primero de octubre  hasta que regresen las lluvias.

Según Beltsy Johana Barrera Murillo, directora de Cormacarena, el caudal está en su mínimo ecológico, lo que quiere decir que solo se mantiene el 30 por ciento de sus aguas.

“Ya hay sitios donde solo tenemos pozos. Esta cuenca solo se abastece de las lluvias y como no las ha habido, el río no puede alimentarse”, puntualizó.

Además, la cuenca no logra una mayor captación de aguas, porque el suelo que la soporta  hace parte de la formación rocosa del escudo guayanés.

La directora de Cormacarena insistió que regularmente estas plantas están acostumbradas a estos periodos de letargo, pero no se pueden exponer al paso de turistas, porque son vulnerables y se podría afectar todo el ecosistema.

dZTSD7b

 

Redacción Internet
El Tiempo

COMPARTIR