Luego del 0-0 en los 90 minutos, la selección Colombia perdió ante Argentina en la instancia de los penaltis con los tres tiros fallidos al arco de Muriel, Zúñiga y Murillo.

Colombia acabó su sueño en la Copa América. Ospina, que sacó lo posible y lo imposible en todo el partido, no pudo evitar ese cobro final de Carlos Tévez. El balón entró a la red y desató la euforia que los argentinos habían contenido. Ospina se inclinó con frustración, con nostalgia. Todo estaba consumado.

Durante el primer tiempo, David Ospina le ahogó el grito de gol a Messi, Di María, Agüero y Pastore. Además, controló bien un balón que interceptó su compañero Cristian Zapata y que tenía destino de autogol. El equipo cafetero llegaba al partido con serios problemas en su sistema defensivo, al tener las bajas de sus dos volantes de contención titulares.

Argentina dominó el encuentro y tuvo innumerables oportunidades de evitar la tanda de penales, pero en su camino se cruzó Ospina. Hasta ocho veces disparó la potente artillería albiceleste sin poder perforar la puerta del arquero del Arsenal inglés.

Ospina estuvo muy cerca de parar el tercer lanzamiento de Éver Banega y el cuarto de Ezequiel Lavezzi, pero se quedó a centímetros de ser el héroe que diera el pase a semifinales a Colombia.

Ante este resultado David Ospina afirmó: “Siempre trato de dar lo máximo por mi país”.

COMPARTIR