Colombia y Perú anunciaron este viernes la creación de un fondo de 600 millones de dólares para la protección de la Amazonía que ambos comparten, en el que también participará Brasil, al cabo de un encuentro binacional de presidentes en Medellín.

 

“Con Perú y Brasil hemos venido trabajando en un programa regional para proteger la Amazonía”, dijo el anfitrión Juan Manuel Santos junto a su par peruano Ollanta Humala.

“Es la primera vez que un programa tendrá un enfoque integrado para la protección del ecosistema amazónico”, agregó.

El programa, que será presentado en la próxima Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP21) en París, buscará salvaguardar la biodiversidad de esa vasta región sudamericana, con políticas sobre uso sostenible de la tierra, manejo de áreas protegidas y restauración de la cubierta vegetal.

De los 600 millones de dólares, 113 provendrán del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF, por su sigla en inglés), un organismo internacional que financia proyectos de protección medioambiental.

Santos y su homóloga brasileña, Dilma Rousseff, ya habían adelantado en septiembre que acudirían a la COP21 con una agenda conjunta en materia medioambiental.

La cita de este viernes marca la décima vez que Perú y Colombia discuten asuntos binacionales desde febrero de 2014.

En Medellín, Humala aprovechó para dar su apoyo al proceso de paz que avanza el gobierno de Juan Manuel Santos con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, comunistas), principal guerrilla activa del país, para finalizar un conflicto armado de medio siglo, que ya ha dejado unos 220.000 muertos.

“Quiero saludar el compromiso de Colombia con la paz, que es fundamental. A veces, los pueblos que gozamos de paz no la valoramos hasta que nos falta”, dijo Humala.

Colombia y Perú comparten una frontera de 1.600 km en la Amazonía.

La selva amazónica, en su mayor parte en territorio brasileño, sufre la plaga de la tala ilegal en zonas remotas e intrincadas. Brasil hizo público este año su compromiso para restaurar 12 millones de hectáreas de bosques y eliminar la tala ilegal en la Amazonía para 2030.

 

Redacción Internet-AFP