(Foto: caracol.com)

 

Luego de los ejercicios de participación con diversos grupos poblacionales con los que trabaja la secretaria de inclusión social para la formulación del plan de desarrollo departamental, las comunidades indígenas del sur del Tolima han identificado que una de las grandes problemáticas que los afectan por el fenómeno del niño es la falta de agua en sus resguardos, lo que ha ocasionado afectación en su seguridad alimentaria, sus cultivos y en el desarrollo de proyectos que beneficien este tipo de población.
Según lo ha expresado Adriana Magali Matiz, secretaría de inclusión social poblacional, actualmente se analiza la situación de cerca de 200 comunidades afectadas por el fuerte verano y para las que se adelantan dos importantes proyectos que ayuden a mitigar la situación que enfrentan.

El proyecto playa verde la sortija en el municipio de Ortega, el cual se encuentra en su etapa de construcción, con una inversión cercana a los cuatro mil millones de pesos y que cuenta con el apoyo de la Corporación Autónoma Regional del Tolima (Cortolima).

El proyecto de Olaya Herrera con los Canalíes Guaipá, el cual con la construcción de la bocatoma, ayudaría en un ciento por ciento el funcionamiento del acueducto, aquí el secretario de planeación de Ortega Jairo Eduardo Guarnizo, conoció de primera mano la situación actual de las comunidades indígenas en su municipio y el impacto que generaría la construcción de los Canalíes.

La falta de agua es tan grave en estas comunidades que de 229 pozos, solo 68 están en funcionamiento y de 679 aljibes, 368 están sin funcionar. Situación que afecta principalmente a resguardos de Ortega, Coyaima, Natagaima y San Antonio.

Finalmente la secretaría de inclusión social poblacional dio a conocer el diagnóstico realizado a 61 comunidades por parte del Consejo Regional Indígena del Tolima (CRIT), que revelaron que de 1.134 hectáreas de maíz, 1.043 fueron las afectadas, en cultivos café de 1.121 hectáreas, 748 fueron las afectadas, igual realidad se reflejó en otros cultivos.

En cuanto a cabezas de ganado de 4.171 reses, 1172 se encuentran enfermas y una mortalidad de 612 cabezas de ganado. Y aunque las afectaciones para el sector agrícola y ganadero son graves, también son graves las afectaciones en la salud humana con el aumento de los casos de dengue, chikungunya, zika, malaria, entre las enfermedades registradas en las comunidades indígenas del sur del Tolima.

COMPARTIR