Fotografía: Cortesía Conferencia Episcopal de Colombia

Fortalecer la pastoral familiar y contar con sacerdotes que animen a los seminaristas,son algunas de las acciones para aumentar las vocaciones en Colombia 

En el marco de la Asamblea Plenaria 102 del episcopado que se realiza en Bogotá. Monseñor Héctor Salah Zuleta, obispo de Riohacha y presidente de la Comisión Episcopal de Ministerios Ordenados y Vocaciones, asevero que Fortalecer la pastoral familiar y llevar a cabo acciones que permitan reverdecer las vocaciones en Colombia son algunas de las ideas previstas para este 2017.

Monseñor argumenta que es consiente que los tiempos han cambiado y que las condiciones de antes no son como las de ahora, anteriormente un seminario contaba con 500 aspirantes. Colombia era un emporio de vocaciones “en la ceja éramos 500 ahora esos seminario se han cerrado por la decadencia que han tendido en cuanto seminaristas”

La influencia que tiene el medio ambiente, los medios de comunicación y sobre todo la desestructuración de la familia. Ha sido sin duda alguna el foco principal de la crisis vocacional.

“La problemática de la disolución y de las calamidades al interior de la familia han dificultado la formación desde pequeños en la vida cristiana y además otros al haber tenido vivencias familiares supremamente fuertes, con grandes angustias, heridas y dificultades, no tienen la serenidad de espíritu, ni creencia para plantearse la vida consagrada”, explicó.

Una pronta salida la crisis vocacional según Monseñor es el fortalecimiento familiar y la conformación de “seminarios ambientales” donde los sacerdotes animen a los jóvenes a optar por el camino de la vida sacerdotal.


Redacción: Verónica Palacio