Ante la difícil situación social por la cual a traviesa el vecino pueblo venezolano la Conferencia Episcopal de Colombia se prenuncio al respecto, exhortando ante todo el valor del dialogo, la paz y reconciliación como hijos de Dios. 

Los Obispos católicos de Colombia manifestamos la cercanía y solidaridad de la Iglesia colombiana con nuestros hermanos y hermanas de Venezuela, preocupados por la difícil situación que atraviesan.

La Iglesia Católica, fiel al Evangelio de Nuestro Señor, no dejará de llamar a la reconciliación y a la paz, así como brotan de los labios del mismo Cristo: “Les dejo la paz, mi paz les doy, no la doy como la da el mundo” (Jn 14,27). Recordamos que “la paz no puede alcanzarse en la tierra, sin la salvaguardia de los bienes de las personas, la libre comunicación entre los seres humanos, el respeto de la dignidad de las personas y de los pueblos, la práctica asidua de la fraternidad” (Catecismo, 2304).

Con el Papa Francisco invitamos a evitar toda forma de violencia y a buscar soluciones políticas a los graves problemas del país.

Expresamos nuestra cercanía a los obispos, sacerdotes, religiosos y fieles laicos que en medio de dolorosas situaciones y privaciones, siguen anunciando el Evangelio y trabajando por el bien de Venezuela, así como por la defensa de los valores humanos y cristianos.

Por ultimo la Conferencia Episcopal aseguró “no dejaremos de orar con profunda fe y devoción al Señor por la reconciliación, la unidad y el bienestar integral del hermano pueblo venezolano”.


Redacción: Paz Estéreo