El sacerdote chileno P. Felipe Herrera repasa todos los detalles para que la Noche Buena sea especial: los regalos, los invitados, la cena. Pero, también recuerda que hay un ejercicio importante para vivir plenamente este gran acontecimiento cristiano, para ellos formula la siguiente pregunta: “¿Has preparado realmente tu corazón?”.

“Jesús no nació en una cuna de oro como los grandes reyes. Nació en un pobre y humilde pesebre. Este es un gran signo porque en cada Navidad Jesús quiere nacer en el pesebre de tu corazón”.

El Sacerdote ratifico  que Jesús quiere nacer “ahí” en el corazón. “Déjalo entrar a tu corazón que te sane, que te salve, que te restaure, que te ponga de pie. Y después que has descubierto esa Misericordia profunda del Señor, da las gracias, bendícelo y bendice a cada miembro de la familia”.

“Que el señor que nace pobre y humilde en este pesebre nazca también en el pesebre de  tu corazón”, concluye su mensaje.

 

COMPARTIR