Fotografía Aciprensa

Las ansias de poder, la deslealtad y el dinero impiden abrirnos camino al señor 

El Papa Francisco en su homilía en la  Misa celebrada en la Casa de Santa Marta, hablo de los 3 obstáculos que impiden al cristiano ser servidor, el pontífice afirmo que la ansia de poder es el primer obstáculo. “Cuántas veces hemos visto, quizás en nuestra casa: ‘¡aquí mando yo!’ Y cuántas veces, sin decirlo, hemos hecho sentir a los otros que ‘mando yo’, ¿no? Las ansias de poder… Y Jesús nos ha enseñado que aquel que mande sea como el que sirve. O si uno quiere ser el primero, sea el servidor de todos”.

El segundo obstáculo se da también en la vida  “la deslealtad”. Esto sucede “cuando alguno quiere servir al Señor pero también cuando uno sirve otras cosas que no son del Señor”. así lo explico francisco “El Señor nos ha dicho que ningún siervo puede tener dos señores. O sirve a Dios o sierva al dinero. Jesús nos lo ha dicho. Y esto es un obstáculo. La deslealtad. Que no es lo mismo de ser pecador. Todos somos pecadores, y nos arrepentimos de esto. Pero ser desleales y hacer el doble nuevo, ¿no? Jugar a la derecha y a la izquierda, jugar a ser Dios y también jugar al mundo, ¿no? Y este es un obstáculo. Aquel que tiene ansia de poder y eso que es desleal, difícilmente puede servir, convertirse en un siervo libre del Señor”.

El papa añadió “tanto el ansia de poder como la deslealtad quitan la paz y te llevan a esa quemazón del corazón de no estar en paz, siempre estar ansioso”. Y esto “nos lleva a vivir en esa tensión de la vanidad mundana, vivir para aparentar”.

Francisco concluyo, “somos siervos inútiles”. “Solo debemos pedir y hacer espacio para que Él haga en nosotros y Él nos transforme en siervos libres, en hijos, no en esclavos”.


Redacción : Verónica Palacio 

COMPARTIR