Ilustración Paz Estéreo

La Comisión Primera del Senado tiene en este momento en curso dos proyectos para reducir los módicos salarios de los congresistas en Colombia, uno de estos es el del Centro Democrático, con el que proponen un ahorro de $24 mil millones en cuatro años, por otra parte, el propuesto por el Partido Verde, Polo Democrático y el Partido de la U, la cifra ascendería a $213 mil millones.

El debate inició este martes en la Comisión Primera del Senado, el proyecto de acto legislativo 05 de 2016 fue presentado inicialmente por el Centro Democrático y pretende reformar la Constitución en lo relacionado con la remuneración de los honorables miembros del Congreso de la República.

Y es que en tiempos donde Colombia esta ‘ad portas’ de una agresiva alza en los precios de los alimentos con la Reforma Tributaria, para el Colombiano de a pie el mínimo será mucho más ajustado no solo con las alzas, si no con las comparaciones de los grandes salarios que ostentan en su mayoría los funcionarios públicos encargados de decidir si hay alzas o no en la Gasolina, en los productos de la canasta familiar, el IVA, o hasta una bebida refrescante que al parecer también tendrá que tributar por los altos índices azucarados según el Gobierno Nacional.

En este caso el ejemplo no comienza por casa es decir el Congreso de la República, cuando de disminuir gastos y ahorrar dinero del erario se trata, púes los altos salarios de los funcionarios públicos, son un ejemplo claro de la desigualdad económica que vive el país, pero habrá que decirlo, estamos en Colombia.

Los congresistas por su parte no son los únicos que devengan cerca de $30 millones al mes, si a esto se le suma la remuneración de los casi 20 ministros y diferentes directivos a cargo de los entes de control, en donde el país paga cerca de $37.000 millones en salarios de los altos cargos que hay en el sector público, eso sin tener en cuenta que en el mes de junio se aplicó un incremento de 7,77 % para el mismo funcionario por decreto.

Así las cosas, a continuación refrescamos la memoria y los bolsillos de los sueldos que en promedio devengan desde el Presidente de la República, pasando por la ministra de vivienda hasta un representante a la cámara.

Ojalá el debate no se quede solo en proyectos, y discusiones efímeras, sino que avance, tenga aceptación y por decreto se haga el respectivo ajuste a los honorables funcionarios, pero por ahora solo queda decir ¡Buena Suerte!, porque cuando del bolsillo de los altos funcionarios se trata, ya sabemos que la legislación flaquea convenientemente.

(Las siguientes cifras no vienen representadas con el aumento decretado en el mes de junio por el Gobierno Nacional del 7,77 % para los congresistas.)

Ilustraciones Paz Estéreo 


Redacción: Cristian Camilo Cuellar Trujillo