El Papa Francisco ha manifestado su profundo dolor por el tiroteo que ha dejado 26 víctimas mortales en un templo bautista el pasado domingo.

En un telegrama enviado por parte del Secretario de Estado del Vaticano, el Cardenal Pietro Parolin, al Arzobispo de San Antonio, el Santo Padre reconoce estar “profundamente afligido por las noticias de la pérdida de vidas y lesiones graves causadas por el acto violento sin sentido perpetrado en la Primera Bautista en Sutherland Springs”.

Francisco pidió transmitir sus condolencias a las familias de las víctimas y los heridos, así como “a los miembros de la congregación, y a toda la comunidad local”.

Pide además el consuelo de todos los que lloran y la fuerza espiritual “que triunfa sobre la violencia y el odio por medio del poder del perdón, la esperanza y el amor reconciliador”.

El pasado domingo, un hombre armado entró por la mañana a un templo bautista en Sutherland Springs, en el estado de Texas, en Estados Unidos, y abrió fuego, causando 26 muertos y algunas víctimas.

Según las autoridades, la matanza no tuvo una motivación racial, y tampoco estuvo relacionado a creencias religiosas, convirtiéndose en la masacre que ha dejado más personas muertas en un ataque con armas de fuego en la historia de Estados Unidos.


Redacción: Paz Estéreo 

COMPARTIR