Captura de pantalla Servicio Geológico Colombiano

Dos fuertes sismos sacudieron la noche del domingo a Ecuador, con epicentro en la zona costera que fue azotada a mediados del pasado abril por un potente terremoto, aunque la sacudida de hoy se ha sentido en ciudades distantes como la portuaria de Guayaquil y las andinas de Quito y Riobamba.

Como medida de precaución el Gobierno ecuatoriano suspendió las clases en colegios de las provincias costeras de Esmeraldas y Manabí, afectadas por los sismos que habrían causado daños materiales.

El Presidente  ecuatoriano, Rafael Correa, confirmó que no se ha generado ninguna alerta de tsunami y que, de momento, tampoco se han reportado daños materiales ni personales.

El mandatario señaló que se ha activado el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) en la Esmeraldas para atender la situación y afirmó que varias poblaciones del sur de esa provincia han sufrido cortes de energía, sobre lo que ya trabajan las instituciones respectivas para restablecer el servicio.

El Instituto Geofísico (IG) de la Escuela Politécnica Nacional informó en su cuenta de Twitter que, de manera preliminar, sujeto a revisión, el primer terremoto ocurrió a las 21.01 hora local (02.01 GMT del lunes), alcanzó los 5,9 grados de magnitud y se originó a unos 8 kilómetros de profundidad.

Este sismo se localizó a unos 15 kilómetros de la población de Muisne, en el sur de la provincia de Esmeraldas, una de las zonas mayormente afectadas por el terremoto de 7,8 grados de magnitud, del pasado 16 de abril. Diez minutos más tarde, un segundo terremoto de 6,2 grados se registró en la misma zona de Muisne, a una profundidad de 10 kilómetros, precisó el IG en sus cuentas de las redes sociales.

Los sismos fueron sentido en varias ciudades, algunas distantes como Guayaquil, Riobamba y Quito, donde muchos de sus vecinos salieron a las calles por temor a nuevas réplicas. El terremoto del pasado 16 de abril, que devastó la provincia costera de Manabí y el sur de su vecina de Esmeraldas, dejó 668 muertos, decenas de miles de damnificados y multimillonarias pérdidas materiales, según datos oficiales que cifran en 3.344 millones de dólares el coste de la reconstrucción de las zonas afectadas.


Redacción Paz Estéreo /
EFE