Fotografía: IBAL

La comisión determinó que durante la época de lluvias los deslizamientos continuarán y los corte de agua serán inminentes 

Debido a las fuertes lluvias durante el pasado fin de semana se presentarón algunos deslizamientos en la parte alta del Cañón del Combeima, situación que llevo al cierre de las bocatomas dejando sin el vital liquido por varias horas a la ciudad.

Por tal motivo, José Alberto Girón Gerente del IBAL envió este lunes una comisión a la vereda las Perlas quebrada que está ocasionando altas turbiedades en el río Combeima, esto con el fin de determinar la gravedad de los deslizamientos.

Fotografía: IBAL
Fotografía: IBAL

La comisión técnica que inspeccionó la parte alta de la quebrada las Perlas, llegó a la conclusión que tras las fuertes lluvias, el fenómeno sera repetitivo,  adicionalmente  se advierte que los cortes en el servicio y las bajas presiones serán inevitables.

Fotografía: Paz Estéreo
Fotografía: Paz Estéreo

Así lo explicó el gerente del IBAL, José Alberto Girón Rojas. “A la altura de la finca La Pradera, sector el Placer encontramos cantos rodados (fragmentos de roca, susceptibles a ser transportados por corrientes de agua) de más de tres metros de diámetro”.

Y agregó: “Si  persiste el invierno,  continuará  el arrastre de este sedimento y para nosotros es imposible de controlar este tipo de erosiones en las laderas. Aunque lo que si podemos hacer es mitigar el riesgo y estar atentos para cerrar la bocatoma antes de alguna avalancha”.

El gerente del IBAL hizo un llamado de atención para que los usuarios hagan un uso racional del preciado líquido.

¿Qué acciones esta adelantando el IBAL para hacerle frente a la temporada invernal?

El IBAL está comprando predios en la cuenca del Cañón del Combeima para evitar la deforestación, la ganadería y otras actividades que están ocasionando la erosión en los terrenos.

Además se está avanzando en la construcción del acueducto complementario y el nuevo sistema de la quebrada Cay, Proyectos que permitirá abastecer a la ciudad cuando el río Combeima tenga problemas de turbiedad.


Redacción: Verónica Palacio