En diálogo con el diario El Heraldo de Barranquilla, Monseñor Jairo Jaramillo Monsalve, arzobispo de esta ciudad, habló sobre la venida del Papa a Colombia indicando que la visita del Santo Padre sería en el primer semestre de 2017.

Por este motivo, el prelado manifestó que  la propuesta  sería ubicar  un lugar en la vía al mar  equidistante entre Barranquilla y Cartagena.

Monseñor Jairo Jaramillo aseveró que entre las dos arquidiócesis se tienen que hacer todos los preparativos contando con la colaboración de todas la autoridades policiales y militares, los alcaldes y gobernadores,

 

“Todo esto tenemos que pensarlo porque apenas tenemos un año  y dos o tres meses para que posiblemente, el papa en el primer semestre de 2017, nos esté visitando acá en Colombia”, aseguró el jerarca.

 

Sumado a esto agregó que al final van a tener que comenzar a pensar en un sitio equidistante más o menos  en la vía al mar  donde se pueda  concentrar  a todo la gente que venga desde la Guajira y el Cesar; desde Sucre y Córdoba, y toda  la Costa Caribe incluso San Andrés y Providencia. “Ahí tendremos que pensar en un espacio que nos acoja siquiera unos  4 o 5 millones de personas”.

Explicó que la idea de unir las dos ciudades para este evento resultó bastante emotiva para Monseñor Jorge Jiménez, arzobispo de Cartagena, pues se trata de unir a todos los hermanos de la costa Caribe.

Por último, manifestó que a parte de su  historia y de su arquitectura, la costa caribe está llena de vida, de entusiasmo, de comercio, de efervescencia, y que por tanto eso la hace importante para que el Papa Francisco visite a todo el Caribe colombiano y sus 11 millones de habitantes

 

CEC

COMPARTIR