En la homilía de este viernes en la casa Santa Marta, el Papa Francisco y hizo énfasis en el sentido de un verdadero cristiano, el ser portador de luz y no tener una doble vida.

 

“Si decimos que no hemos pecado, hacemos de Dios un mentiroso”, subrayó Francisco al tiempo que dijo: “Si tú dices que estás en comunión con el Señor, caminas en la luz, pero ¡la doble vida no!, ¡eso no!”.

El Santo Padre ha recordado que cuando pecamos no tenemos que desanimarnos. porque “tenemos un paráclito, una palabra, un abogado, un defensor ante el Padre: es Jesucristo, el Justo. Él nos justifica, Él nos da la gracia”.

La misericordia y la grandeza de Dios –ha precisado el Papa– es que Él sabe que “somos nada”, que solamente “de Él” viene la fuerza y por tanto “siempre nos espera”.

El Pontífice ha insistido: “caminemos en el luz, porque Dios es Luz. No ir con un pie en la luz y otro en las tinieblas. No ser mentirosos”. Por otro lado, ha recordado que todos hemos pecado y nadie puede decir: “este es un pecador, esta es una pecadora. Yo gracias a Dios, soy justo”. El único Justo –ha aseverado– es Él, que ha pagado por nosotros.

Así, el Papa ha concluido su homilía indicando que si alguien peca “Él nos espera, nos perdona, porque es misericordioso y sabe bien de qué estamos hechos y recuerda que somos polvo”. Que la alegría que nos da esta Lectura –ha exhortado– nos lleve adelante en la sencillez y en la transparencia de la vida cristiana, sobre todo cuando nos dirigimos al Señor. Con la verdad.

 

(Aci prensa – Zenit.org)

COMPARTIR