La última semana del mes de octubre se caracateriza por la realización de fiestas con motivo de la celebración de Halloween o “Noche de brujas”.

Halloween significa “All hallow’s eve”, palabra que proviene del inglés antiguo, y que significa “víspera de todos los santos”. La festividad tenía su origen en la tradición celta, y con el paso de los siglos y la expansión del cristianismo en Europa, la vigilia del 1 de noviembre adquirió un sentido religioso.

 

En esta ocasión se hace referencia al  “Holyween es un juego de palabras que significa “la santidad vence” y los obispos quieren recuperar el verdadero significado del Día de Todos los Santos”.

¿Qué significa Halloween?

 

El Halloween como se conoce no tiene origen cristiano, corresponde a una celebración europea que tenía por objetivo dar culto a los muertos.

Halloween significa “All hallow´s eve”y traduce “Vísperas de todos los santos”, se celebra la noche del 31 de octubre.

 

¿Brujos o santos?

 

El 1 de noviembre la Iglesia celebra la fiesta de “ El día de todos los Santos”, en la que se venera a las personas que agradaron a Dios con su manera de vivir y que no tienen fiesta propia en el calendario litúrgico. Esta fiesta recuerda que todas las personas están llamadas a buscar la santidad.

Los niños y las niñas son modelos de santidad, ellos en su inocencia y pureza motivan a vivir lo que Jesús dijo en el Evangelio: “El que no se hace como niño no entrará en el Reino de los Cielos” y al cielo solo entran los santos.

 

Lo que se debe evitar

 

-Disfrazar a los niños y niñas con máscaras o trajes alusivos a la maldad, como: brujas, monstruos, piratas, vampiros, esqueletos, diablos, muerte y otros.

-Adornar los locales comerciales, colegios, viviendas, oficinas con calabazas, telarañas, fantasmas, gatos negros.

-No dejar solos a los niños y las niñas.

 

Lo que se puede hacer

 

-Jornadas de oración delante del Santísimo.

-Motivar a los niños y niñas para que representen la vida de un santo.

-Catequesis para los niños y niñas sobre la santidad

 

Quien ha sido formado con los valores católico-cristiano, no debe olvidar lo que realmente se conmemora en la solemnidad de Todos los Santos y, al día siguiente, en la celebración de los Fieles Difuntos. Por ello, la Iglesia invita a visitar los cementerios, arreglar las tumbas con flores, recordar a los familiares difuntos y rezar por ellos. Y en los hogares es una oportunidad para hablar del don de la vida y del verdadero sentido de la muerte. Cada vez en más lugares, las parroquias organizan diversas actividades para celebrar Holyween “Noche de los Santos” el 31 de octubre. Este día, se multiplican las vigilias de oración y evangelización hasta altas horas de la noche.

 

 

COMPARTIR