Fotografía Aciprensa

La condenación eterna consiste en alejarse del Señor. Así lo ha indicado el Papa Francisco en su homilía

En la Misa matutina celebrada en la Casa Santa Marta.el santo padre señala que  Para evitar alejarnos del señor que hay que evitar dialogar con el diablo y caer en su trampa de mentiras y engaños.

El pontífice indico Es un mentiroso. Aún más: es el padre de la mentira, que genera mentiras. Es un estafador. Te hace creer que si comes de esta manzana serás como un Dios. Te la vende de ese modo y tú la compras, y al final te estafa, te engaña y te arruina la vida”.

Por otro lado, Francisco explicó en qué consiste el infierno. “La condenación eterna no es una sala de tortura. Eso es una descripción de esta segunda muerte”. La condenación eterna es una muerte. “Los que no serán recibidos en el Reino de Dios es porque no se han acercado al Señor. Son aquellos que avanzan por su propio camino, alejándose del Señor, pasando de largo del Señor. Esos desaparecen por sí solos. La condenación eterna consiste en ese constante desviarse de Dios”. Alejarse para siempre “del Dios que da la felicidad, del Dios que te quiere tanto”.

El santo padre concluyo “La esperanza que abre los corazones al encuentro con Jesús. Esto es lo que esperamos: el encuentro con Jesús. ¡Es bello, muy bello! Él nos pide ser humildes y que digamos: ‘Señor’. Sólo esa palabra, y Él hará el resto”.


Redacción: Verónica Palacio