Fotografía: Cortesía IBAL

La Empresa Ibaguereña de Acueducto y Alcantarillado, IBAL, informó que la inversión en atención de emergencias y mitigación de fugas asciende a $2.100 millones de pesos cuyo contrato se encuentra en el 72% de ejecución.

Según el IBAL, en promedio mensual se están atendiendo 80 daños en red matriz y 350 en redes domiciliarias. En cuanto a las zonas donde más se presentan fugas están: los barrios del sur, Salado, Jordán, Belén, La Pola y Ciudadela Simón Bolivar.

El gerente (E) del IBAL, José Alberto Girón Rojas, informó que: “Diariamente se están reportando entre 25 y 30 fugas en redes domiciliarias. Estos daños los puede atender la empresa, pero no es nuestra responsabilidad directa; es decir que son los usuarios quienes deben asumir los gastos de reparación”. Las redes domiciliarias van desde la red matriz hasta el inmueble, incluyendo la caja del medidor.

En el caso en que se registran fugas por robo del equipo de medida o daños en cualquiera de los accesorios al interior de las viviendas, así como: daños en llaves, tubería, baños, entre otros, los usuarios son quienes deben hacer los respectivos arreglos y para esto tienen la obligación de requerir los respectivos permisos ante las secretarías de Infraestructura y de Tránsito.

Aunque, un usuario también tiene la opción de pedirle al IBAL que ejecute el arreglo. “La empresa puede hacer la reparación en una red domiciliaria siempre y cuando nos autoricen. En ese caso el arreglo de la fuga se cobrará vía factura”, concluyó el gerente (E) del IBAL.


Redacción: Paz Estéreo