Fotografía: Cortesía Conferencia Episcopal de Colombia.

Frente a obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas, seminaristas y asistentes, el Papa Francisco ofreció un discurso que motivó a seguir una vida vocacional en Cristo durante su visita al centro de eventos de La Macarena en Medellín.

En su mensaje a sus “queridos paisas”, el Santo Padre exaltó a los jóvenes que llevan a Jesús en su corazón: “Cuando lo hacen captados por Jesús, sintiéndose parte de la comunidad, se convierten en ‘callejeros de la fe’, felices de llevar a Jesucristo a cada esquina, a cada plaza, a cada rincón de la tierra”, afirmó el Papa Francisco.

Además, recordó que Dios sigue llamando para seguir su camino y para hacerlo es necesario contar con familias sostenidas con amor, generosidad, compromiso, fidelidad y paciencia, e imploró para que: “no falten vocaciones en ninguna comunidad, en ninguna familia de Medellín” dijo el Santo Padre.

También, invitó a los presentes a recordar, acompañar y pedir perdón por tantas vidas de jóvenes truncadas, descartadas, destruidas que son engañadas y destruidas por los sicarios de la droga.

Durante el evento, el testimonio de un sacerdote quien narró cómo presenció la violencia de la guerra y cómo decidió consagrar su vida a Dios, y el de una hermana de las Carmelitas descalzas del monasterio de la Santísima Trinidad de la Estrella, quién contó cómo descubrió su vocación, se destacaron por el amor a la humanidad y el dolor de la guerra en Colombia.


Redacción: Paz Estéreo