Dos sacerdotes congolenses fueron secuestrados por cerca de 100 hombres armados y camuflados.  

Entre la noche del domingo 16 y el lunes 17 de julio, en la diócesis de Beni-Butembo, al noreste de la República Democrática del Congo, fueron secuestrados dos sacerdotes.

Los sacerdotes Pierre Akilimali y Charles Kipasa se encontraban en la parroquia Notre-Dame des Anges, en el poblado de Bunyuka en la provincia de Kivú del Norte.

Según la ONG local Centro de Estudios para la Promoción de la Paz, los dos sacerdotes fueron secuestrados por cerca de cien hombres armados y camuflados.

Ante la situación la Conferencia Nacional de Obispos Congoleses condenaron el secuestro, y advirtió que “hacerles daño significa hacer daño a la comunidad a la que sirven”.

Los obispos a través de un comunicado levantaron fuertes críticas ante la inseguridad que se vive en la región y resaltaron que su labor es velar por la seguridad de la comunidad.

La Santa Iglesia pidió a las autoridades competentes hacer todo lo posible para la pronta liberación de los sacerdotes secuestrados.


Redacción: Paz Estéreo