El 7 de mayo se realizará la X Marcha por el derecho a la vida y la familia: “10 años unidos por la vida”. La marcha es un respuesta y una exigencia al Estado para que no siga promoviendo una cultura abortista en el país Y 32 ciudades de Colombia se unirán a ella.

Precisamente ya son 10 años desde que la Corte Constitucional permitió que el aborto en el país se pueda practicar en tres situaciones producto de la sentencia C-355 de 2006.

 

“Son ya 10 años desde que la Corte Constitucional eliminó la protección a la vida de los bebés por nacer en Colombia.  Y a pesar de estos años y del esfuerzo para imponer en nuestra sociedad una cultura dispuesta a sacrificar la vida de los más débiles y vulnerables, la sociedad colombiana resiste y proclama que la vida debe respetarse y defenderse desde el vientre materno hasta su muerte natural.”, asegura la plataforma Unidos por la Vida en un comunicado a la opinión pública.

 

En este comunicado, también se advierte el estado de indefensión en el que se encuentra el personal sanitario en los hospitales del país, donde – según Unidos por la Vida – se les obliga a practicar abortos.

 

“Todo el esfuerzo del Estado se ha volcado a promover el aborto.  Se ha generado por el Ministerio de Salud una política de terror para obligar a todo el personal sanitario a ejecutar abortos aun en contra de su conciencia so pena de graves amenazas económicas y profesionales.”, advierte la plataforma.

 

En este marco la marcha será un signo que busca reivindicar la dignidad de la vida humana, el respeto a la maternidad y para que las autoridades recapaciten y respeten la vida desde la fecundación hasta la muerte natural.

En esta tónica el Secretario General de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), monseñor José Daniel Falla Robles, a través de un vídeo mensaje animó a todos los creyentes a participar de esta marcha. “Acompáñanos a manifestar  nuestro amor por la vida y nuestra fe. Demostremos que ninguna fuerza oscura estará contra la vida y contra los recién nacidos, la vida le pertenece a Dios”, manifestó el prelado.

 

(Fuente: Conferencia episcopal de Colombia)

COMPARTIR