Evitar el vertimiento de basuras y  material contaminante sobre las fuentes hídricas, lavar mínimo cada seis meses los tanques de almacenamiento interno y hacerle mantenimiento a las conexiones domiciliarias, son  las recomendaciones de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado (IBAL) para  mantener las condiciones de calidad del agua potable.

 

De acuerdo con Johana Aranda, jefe de grupo de aseguramiento calidad de agua, las fuentes abastecedoras permanecen con cargas contaminantes, no obstante, el sistema de tratamiento del IBAL es lo suficientemente eficientes para garantizar que el agua cruda, quede en óptimas condiciones para el consumo humano.

 

Nuestra empresa viene haciendo grandes esfuerzos por garantizar la calidad del agua que se suministra a los usuarios, gracias al  proceso riguroso,  técnico que hacemos en la  limpieza y  desinfección del líquido”, explicó Aranda.

 

La funcionaria también recordó que Ibagué es una de las ciudades capitales con más  avance en la calidad de agua, así lo confirma el  último estudio sobre los índices de progreso social, ejecutado por la Red de Desarrollo Social de América Latina y del Caribe. En el cual  se confirma que el líquido tratado por la empresa ibaguereña es 100 por ciento potable.

COMPARTIR