Todo cristiano posee 3 tres dimensiones esenciales en su vida: “el anuncio, la intercesión y la esperanza”, dijo el Papa Francisco en la homilía de la Misa en la Casa Santa Marta.

En Santo Padre también recordó que el cristiano debe evangelizar siempre puesto que el anuncio de la resurrección de Jesús es la Buena Noticia que todos están esperando.

“¡Jesús está vivo!”, exclamó al inicio el Pontífice. “Este es el anuncio de los Apóstoles a los judíos y a los paganos de su tiempo y este anuncio fue testimoniado también con sus vidas, con su sangre”, dijo a continuación.

“Cuando Juan y Pedro fueron llevados ante el Sanedrín, después de la curación del lisiado, y los sacerdotes los prohibieron hablar de esto en nombre de Jesús, de la resurrección, ellos, con todo el coraje, con toda la sencillez decían: ‘Nosotros no podemos callar todo lo que hemos visto y oído’, el anuncio”.

“Y nosotros cristiano por la fe tenemos el Espíritu Santo dentro de nosotros, que nos hace ver y escuchar la verdad sobre Jesús, que ha muerto por nuestros pecados y ha resucitado”, añadió.

Francisco dijo que “este es el anuncio de la vida cristiana: ¡Cristo está vivo!, ¡Cristo ha resucitado” Cristo está con nosotros en la comunidad, nos acompaña en el camino”.

El Papa señaló que muchas veces “se hace difícil recibir este anuncio” pero que Cristo está resucitado “es una realidad” y es necesario “dar testimonio de ello”.

Recordó las palabras de Jesús en la Última Cena: “No se turbe vuestro corazón, tengan fe. En la casa de mi Padre hay muchas moradas. Voy a prepararles un lugar en ella”.

Al comentar estas palabras, explicó que Jesús prepara este puesto “con la oración por cada uno de nosotros. Jesús ora por nosotros y esta es la intercesión”.

“Jesús trabaja en este momento con su oración por nosotros. Así como Pedro a Pedro le ha dicho una vez ‘Pedro, he orado por ti’ antes de la pasión, así ahora Jesús es el intercesor entre el Padre y nosotros”.

El Santo Padre explicó cómo ora Jesús: “Creo que Jesús hace ver las llagas al Padre, porque las llagas las lleva con Él, después de la resurrección: hace ver las llagas al Padre y nombra a cada uno de nosotros”.

Respecto a la esperanza, Francisco dijo que cada cristiano “es un hombre y una mujer de esperanza, que espera que el Señor vuelva” y por eso “toda la Iglesia está a la espera de la venida de Jesús: Jesús volverá. Y esta es la esperanza cristiana”.

“Podemos preguntarnos, cada uno de nosotros: ¿cómo es el anuncio en mi vida?, ¿cómo es mi relación con Jesús que intercede por mi?, ¿y como es mi esperanza?, ¿creo de verdad que el Señor ha resucitado?, ¿credo que el Padre ora por mi?”.

“Cada vez que lo llamo, Él está orando por mi, intercede. ¿Creo de verdad que el Señor volverá? Nos hará bien preguntarnos esto sobre nuestra fe: ¿Creo en el anuncio?, ¿creo en la intercesión?, ¿soy un hombre o una mujer de esperanza?

 

(Aci prensa)

COMPARTIR