Los negociadores del Gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC firmaron hoy en La Habana el acuerdo sobre las víctimas del conflicto, que incluye un sistema integral para la reparación, justicia, verdad y garantías de no repetición.

Los jefes de los equipos de paz de ambas partes, Humberto de la Calle (gobierno) e Iván Márquez (FARC) rubricaron el documento que también fue suscrito por los representantes de los países garantes del proceso de paz, Cuba y Noruega, y de los estados acompañantes, Chile y Venezuela.

​Como un paso muy importante para la terminación del conflicto armado calificó este martes el Presidente Juan Manuel Santos el acuerdo sobre el punto de víctimas que suscribieron las delegaciones del Gobierno Nacional y las Farc en La Habana.

El Punto 5 de la Agenda del Acuerdo General de La Habana encierra un sistema integral que comprende verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición. Un mantra que ha sido nuestro centro de gravedad en las discusiones de La Habana.

El acuerdo establece que, cuando finalicen las hostilidades en Colombia, se podrá otorgar de acuerdo con el Derecho Internacional Humanitario la amnistía más amplia posible, pero no podrán beneficiarse de esta medida ni habrá indultos para los delitos de lesa humanidad, genocidio, graves crímenes de guerra o violaciones a los derechos humanos.

En ese sentido, el acuerdo hace énfasis en promover el fin de la impunidad.

 

En su declaración, lasde-la-calle_7 partes agradecen a las víctimas colombianas su “participación decidida”, “testimonios generosos” y sus propuestas “sin las cuales no hubiera sido posible construir este acuerdo” y alentaron a los afectados a participar en la implementación de este acuerdo.

 

‘No habrá amnistía para genocidio y reclutamiento de menores’: Humberto De la Calle sobre punto de víctimas.

 

El acuerdo de este martes será el cuarto que se alcanza durante el actual proceso de paz, que comenzó hace más de tres años y en el que gobierno y FARC ya han consensuado los puntos sobre tierras y desarrollo rural, la participación política de la guerrilla y drogas y narcotráfico.

Tras cerrar el punto sobre la reparación de las víctimas, el proceso de paz colombiano encara su recta final para completar el último, y no menos complejo, punto de la agenda que pactaron las partes: el fin del conflicto.

farc_40

“Este es el primer acuerdo de paz alcanzado en Colombia que no se ha cerrado con una amnistía general para todos los intervinientes en el conflicto, sino con la creación de una jurisdicción especial para la paz con competencias para conocer sobre todas las violaciones de los derechos humanos y sobre todos los responsables de estas”, Iván Márquez

Después del acto de este martes, el proceso de paz colombiano entrará en un receso por las fiestas navideñas y fin de año con la previsión de retomar las negociaciones en La Habana en el mes de enero.

 

Bases del acuerdo de creación de una Jurisdicción Especial para la Paz

​1. Modelo de Justicia Transicional, es el modelo que el mundo ha desarrollado para superar conflictos. Es imposible superar un conflicto armado, de la naturaleza del que hemos tenido por décadas, con la aplicación de justicia punitiva y simplemente de orden penal.

2. Este es un modelo que combina: la verdad, la justicia, la reparación y la no repetición. Y por lo tanto, hay una integralidad en el enfoque.

3. Se trata de una innovación colombiana. Este es un modelo original, surgido en la necesidad de los colombianos y discutido para que se ajuste con tres tipos de estándares: los estándares internacionales, los estándares nacionales y, particularmente, el estándar que le de legitimidad para que los colombianos lo acepten.

4. Modelo que combina la sanción restaurativa con una sanción restrictiva de la libertad.

5. Un modelo que tiene en el centro de la aplicación de justicia a las víctimas. Este acuerdo se ha hecho por las víctimas y para las víctimas.

6. No amnistía general. No ley de punto final. Procedimientos concretos, persona a persona, después del reconocimiento de cada quien de sus responsabilidades para llegar a sentencias definitivas que pongan fin al conflicto.

7. No hay impunidad. Hay sanciones, verificación de las sanciones y  reparación. El Acuerdo de La Habana son las víctimas. La amnistía y el indulto para delitos políticos y conexos NO  se aplicará a los crímenes más graves.

8. La necesidad de la verdad. La obligación de acudir a la Comisión de Esclarecimiento y brindar verdad. ¿Qué tipo de verdad? Verdad plena, no una verdad propia o subjetiva, sino una verdad que el tribunal va a confrontar con la totalidad de las fuentes de información que hoy existen, con fundamento en las sentencias ya tomadas, en el trabajo de los jueces, en el trabajo de los fiscales.

9. Un incentivo enorme para que las personas ingresen al sistema, digan la verdad y reparen, es que de su colaboración dependerán las características de las sanciones  restrictivas de la libertad y reparadoras. En últimas, se trata de cada  quien acuda de buena fe,  brinde toda la verdad y repare a sus víctimas.

10. En materia de participación en política, el objetivo es ponerle fin del conflicto y alcanzar la paz que nos merecemos. Nunca más política y armas juntas. Las FARC deberán hacer el tránsito a la legalidad. Este es justamente el propósito. ¿El cómo? Está por resolver.

 

 

Presidencia de Colombia

 

COMPARTIR