(Foto: Internet)

La Iglesia católica y la Defensoría del Pueblo de Colombia mediaron para su regreso a la libertad

La periodista española-colombiana Salud Hernández Mora, corresponsal del diario El Mundo y columnista del diario El Tiempo de Bogotá, finalmente fue liberada este viernes por la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), que la tenía secuestrada desde el pasado sábado luego de desaparecer en la zona de Catacumbos.

Luego, en una segunda instancia, también  fueron dejados en libertad los otros dos periodistas secuestrados, Diego D’Pablos y Carlos Melo, de RCN Televisión.

“Desde el primer momento estuve retenida contra mi voluntad”, expresó Hernández-Mora en comunicación telefónica con El Tiempo de Bogotá inmediatamente de fuera liberada en la zona de Catatumbo, al tiempo que afirmó que siempre les dejó en claro a los hombres del ELN que se trataba de un secuestro.

Pero una de las revelaciones más impactantes que dio Hernández Mora tuvo que ver con el anuncio de que su liberación fue gracias a la mediación de la Iglesia Católica y la Defensoría del Pueblo de Colombia.

En ese sentido, Hernández Mora reiteró que no está arrepentida de su trabajo y que volvería a la zona donde fue secuestrada para realizar su trabajo.

Dios quiera que esta gente encuentre el camino. Es gente maravillosa. Quiero darle las gracias a toda la gente que me ha apoyado con buenos deseos. Y decir que la Iglesia católica es un bastión fundamental en esta región. Espero que algún día puedan vivir en desarrollo, porque desgraciadamente es su prioridad”, ha finalizado.

En cuanto a los días que permaneció privada de su libertad la periodista también comentó que fue trasladada en varias oportunidades de lugar, qué la guerrilla no le dio las razones de su secuestro y que en todo momento recibió un buen trato.

Exhortación y operativos

Una vez que el gobierno colombiano reconoció públicamente que lo que había sucedido con los periodistas se trataba de un secuestro, el Ejército de Colombia inició un operativo especial con más de 2.000 hombres para encontrar el paradero, al tiempo que desde diversos sectores sociales se exhortaba a la inmediata liberación de los mismos.

En tanto, Santos había reiterado este viernes la condición expuesta en anteriores ocasiones que no abriría los diálogos de paz con la guerrilla del ELN mientras no libere “a todos los secuestrados y renuncie definitivamente a este crimen de lesa humanidad”.

Pero a las pocas horas llegó la buena noticia tanto para los periodistas, así como para sus familiares y en definitiva para una nación entera.

Finalmente, Santos expresó: “Quiero agradecer a la Iglesia, a Monseñor Sánchez (el obispo de la Diócesis de Tibú, monseñor Omar Sánchez Cubillos) aquí presente, por sus actuaciones que han permitido este buen desenlace. Y también agradecer al gobernador y al alcalde, que han estado apoyando los esfuerzos de nuestra Fuerza Pública”.


(Fuente: Aleteia)