El presidente de Enel y Emgesa, operadores del Quimbo, Lucio Rubio, habló en W Radio y reconoció que el cierre de la hidroeléctrica causará un grave daño ambiental y mortandad de peces en la represa de Betania.

 

“Solo si se garantiza la producción de Quimbo no se perderán esas toneladas de peces porque el agua de la hidroeléctrica mantendrá los niveles de Betania y eso evitaría la mortandad de peces”, señaló.

 

Rubio descartó que haya incumplimientos por parte de la empresa a las comunidades de la región e insistió que se ha cumplido con las más de 28.000 solicitudes presentadas.

Ambientalmente, afirmó que se han cumplido los requerimientos pues “durante el llenado del embalse hicimos todo el aprovechamiento forestal que es el punto de disputa que está en el tribunal”, precisó.

Agregó que la compañía ha entregado toda la información de la biomasa retirada para conservar el medio ambiente y que están a la espera de que los jueces de la Republica regresen de su vacancia y se retome el proceso jurídico para reabrir el Quimbo.

Rubio añadió que además es necesario abrir el Quimbo por la solución energética que genera para el país y la millonaria inversión que el proyecto ha tenido desde 2010.

W Radio
COMPARTIR