El Director General de la FAO, José Graziano da Silva, manifestó su apoyo “al esfuerzo del Ministro Iragorri con el programa Colombia Siembra”. Además, informó que ya está definida la propuesta de cooperación que puede ofrecer el organismo internacional para la fase del postconflicto, donde el campo será protagonista.

 

El Ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Aurelio Iragorri Valencia, presentó a da Silva la nueva política que busca sembrar un millón de nuevas hectáreas a lo cual el alto directivo mundial manifestó su respaldo, indicado que cumple con los conceptos de desarrollo productivo, agricultura familiar y seguridad alimentaria.

 

Colombia tiene una gran oportunidad y no necesita talar para ampliar la frontera agrícola, con Colombia Siembra hay un marco para las inversiones, cumple con los criterios de estímulo a la producción y la productividad y no sólo espera dar la semilla sino que tiene una oferta integral con crédito, asistencia técnica y también le apunta no sólo a los grandes sino también a los finqueros y pequeños campesinos”, indicó el Director General de la FAO.

 

Graziano da Silva explicó que la FAO es una agencia de cooperación técnica y de movilización de recursos de donantes o del propio gobierno en donde han apoyado decididamente las iniciativas de América Latina y el Caribe para luchar contra el hambre, por lo que su propuesta de apoyo al campo en el marco del postconflicto se incorporará a los temas de agricultura familiar y participará del esfuerzo de Naciones Unidas en la formulación de proyectos de desarrollo rural, así como en el acompañamiento a Colombia Siembra.

 

Dijo también que se reunirá con los principales donantes de la Organización y de aquellos en Colombia y que inclusive apoyará “con recursos propios”, la intervención de la FAO en el marco del postconflicto.

 

Igualmente, subrayó su apoyo a las acciones del Gobierno Nacional en materia de agricultura familiar, es especial para continuar trabajando para producir alimentos para combatir el hambre y la desnutrición, especialmente de las familias más pobres.

 

El conflicto armado es igual a hambre y pobreza, en cambio la paz está asociada directamente a la seguridad alimentaria y desarrollo del sector rural”, indicó.

 

El Ministro Iragorri, por su parte, indicó que desde ya se está trabajando coordinadamente dentro del Gobierno en la toma de decisiones que permita priorizar la inversión integral en esos territorios, del que no sólo se beneficiarán los campesinos víctimas del conflicto sino los 12 millones que viven en las zonas rurales.

 

El Ministro recibió las orientaciones del líder de la FAO, y destacó el reto importantísimo de integrar los mercados locales, “buscaremos que en compras públicas mínimo el 30 por ciento sean atendidos por los pequeños productores”, indicó.

 

También hablamos sobre la necesidad de escuchar la voz del pueblo, y en eso estamos sintonizados pues dedicamos muchas horas a escuchar a las organizaciones de base, descentralizando los recursos”, argumentó.

 

Igualmente, manifestó su beneplácito por el apoyo del organismo a la paz, “en donde la experiencia de la FAO, que se formalizarán en un convenio que firmaremos próximamente, nos permitirá lograr resultados exitosos para Colombia Siembra en beneficio del país”, puntualizó.

 

COMPARTIR