El sacerdote italiano Javier de Nicoló, reconocido por su labor altruista en defensa de los niños de la calle, falleció en la noche del martes en Bogotá, informó la Comunidad Salesiana.

Hasta el momento, se desconocen las causas del deceso del religioso, que llegó a Colombia en 1948 para entregarse a la atención de los enfermos de Hansen, en Agua de Dios.

Sin embargo, en 1969, el padre se propuso estudiar el dramático problema de los niños que debido al maltrato, la violencia o las condiciones de miseria decidían vivir en la calle.

Con un grupo de amigos comprometidos con esta causa comenzó a visitar los sitios donde permanecían los muchachos para dialogar con ellos e invitarlos a iniciar la aventura del cambio.

Cuatro meses después, había contactado a 207 niños callejeros con quienes emprendió un paseo a la costa Atlántica, no sólo como diversión sino como una búsqueda de mejores actitudes y opciones de vida para los niños.

Después de esta experiencia definió las consignas de base para el Programa Bosconia, que ha sido reconocido, además, en Atlanta, Georgia, como el más copiado de América Latina.

 

(Colprensa)

COMPARTIR