El Gobierno se comprometió a hacer una reforma estructural en el Sistema General de Participaciones en el que Fecode tendrá un papel activo.

Tras cerca de 37 días de paro nacional el mas largo en el Gobierno de Juan Manuel Santos, por fin en la noche de este viernes la Ministerio de Educación y FECODE lograron llegar a un acuerdo poniendo fin al paro nacional de maestros.

En presencia del ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, se resolvieron los temas económicos que siempre han sido el punto de encuentro más álgido entre ambas partes.

Fotografía cortesía de: Ministerio de Educación

Dentro de los acuerdos establecidos se encuentra la participación de Fecode en una reforma estructural del Sistema General de Participaciones que permita disponer de más recursos para la educación.

Se creó una nueva bonificación para los docentes, que será pagada de forma progresiva:

En 2018 los docentes recibirán un pago equivalente al 6% de su asignación básica. En 2019, esa bonificación será del 11% y a partir del 2020, del 15%. Este es un esfuerzo para seguir cerrando una brecha histórica que el país ha tenido con nuestros maestros.

Por otro lado se dejará trazada la hoja de ruta para la creación de los tres grados de preescolar, una deuda de más de 20 años desde que se expidió la Ley General de Educación. Esto permitirá que los niños más pequeños también disfruten de la gratuidad de la educación en el país.

Este plan buscará que en el año 2021 la cobertura del grado transición se amplíe a 80%, en el 2022 se abrirán los primeros grados de jardín y en 2024 de prejardín en colegios oficiales del país, articulados con la política de primera infancia y con el principio de atención integral.

Así mismo el  Ministerio y FECODE se comprometieron a continuar con la implementación de la Jornada Única, uno de los instrumentos más poderosos para cerrar la brecha educativa.

Finalmente se acordó trabajar en el proyecto “Escuela como territorio de paz”, en donde conjuntamente el Gobierno y los maestros de Colombia unirán esfuerzos para convertir las instituciones educativas en espacios para la formación en derechos humanos y convivencia ciudadana, que nos ayude a consolidar la paz en todo el territorio colombiano.


Redacción: Verónica Palacio 

COMPARTIR