La Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN), pidió a los católicos de todo el mundo dedicar hoy, festividad de la Virgen del Rosario, “al menos un misterio del Rosario por los cristianos perseguidos” en Medio Oriente, Asia y África.
En su sitio de Facebook, AIN recordó que “hay miles de cristianos en el mundo que necesitan” de la oración de sus hermanos. En ese sentido, pidieron difundir esta invitación en las redes sociales con los hashtag #CristianosPerseguidos y #UnRTunMisterio para que llegue a más personas y compartan “su Cruz”.

Desde mediados de 2014 la persecución contra los cristianos en Medio Oriente se hizo más notoria, a raíz de la irrupción violenta del grupo terrorista Estado Islámico (ISIS) en Mosul y Qaraqosh (Irak), de donde expulsaron a cientos de miles de cristianos. Los que se negaron a salir fueron asesinados, esclavizados o convertidos en pobladores de baja categoría.

ISIS –que nació de una facción de Al Qaeda-, se ha extendido a Siria y establecido un “califato”. Además, en los últimos meses ha establecido contactos con otros grupos extremistas musulmanes en Libia y otras zonas de África, desde donde ha amenazado a Europa.

Sin embargo, en países como Pakistán e India los cristianos también sufren agresiones por motivos religiosos. El caso más emblemático es el de Asia Bibi, una madre católica que desde 2009 es acusada de blasfemia contra el Islam.

Asimismo, en abril de este año AIN denunció en España que 200 millones de cristianos son perseguidos en todo el mundo a causa de su fe.

En ese sentido, la semana pasado, durante el Primer Encuentro de Cristianos Perseguidos realizado en México, religiosos que realizan trabajos de misión en Oriente Medio, Asia y África, exhortaron a los católicos del mundo a no ser indiferentes ante el sufrimiento de sus hermanos.

“No basta con lamentarnos de su suerte, tenemos que hacer algo por ellos. Ellos esperan de nosotros que su sangre no caiga en vano. Difundamos esto, oremos por ellos porque ciertamente se sostienen con nuestras oraciones”, señaló durante el evento la hermana Guadalupe, religiosa argentina del Instituto del Verbo Encarnado que trabajó durante dos años en Alepo (Siria).

Aciprensa

COMPARTIR