A finales del mes de mayo “Relato de un náufrago” será el octavo libro de Gabo traducido al mandarín. 

La embajada de Colombia en China homenajeó este lunes a Gabriel García Márquez en el tercer aniversario de su muerte con la inauguración de una escultura del premio Nobel firmada por el artista chino Yuan Xikun.

“La literatura de García Márquez en China ha sido, sin duda, la mejor embajada que ha podido tener el país”, dijo el embajador de Colombia en China, Óscar Rueda, durante el homenaje, celebrado en el Museo Jintai de Pekín.

“García Márquez es Colombia en el mundo  él decía que era ciudadano de todo el mundo”, añadió Rueda.

El diplomático explicó que en China hay ocho libros de Gabo traducidos al mandarín, a los que a finales del mes de mayo se sumará “Relato de un náufrago”.

El embajador no quiso olvidarse del Gabo periodista, parafraseó una de sus citas más célebres al afirmar que “el periodismo es el mejor oficio del mundo, una pasión insaciable”.

Las flores amarillas se robaron parte del protagonismo del acto, ya que como contó Rueda en su discurso, “él decía que si no tenía rosas amarillas a su lado no podía escribir”, un color que significa fortuna, algo que sucede del mismo modo en la cultura china, donde también simboliza alegría y felicidad”.

Al fin de este homenaje el diplomático y la directora del Instituto Cervantes en Pekín, Inma González, liberaron de forma simbólica decenas de mariposas frente a la escultura de García Márquez en recuerdo a su memoria.

El busto de bronce del premio Nobel de Literatura permanecerá en los jardines del Museo Jintai, en Pekín, junto con otras veintitrés esculturas intelectuales y personalidades de todo el mundo, como Gandhi o Pablo Neruda.

Los asistentes la mayoría lectores de García Márquez escribieron mensajes de agradecimiento al escritor en pequeñas mariposas de papel de color amarillo que luego pegaron alrededor de las fotografías.


Redacción: Paz Estéreo