“Nuestro desafío ahora es que la sociedad entienda que los llamados “costos de la paz” no son costos sino inversiones, y que lo que realmente cuesta, lo que perpetúa el atraso, es la guerra”, afirmó el Presidente en el Foro de Esquipulas 2016

 

Así lo manifestó el Presidente Juan Manuel Santos durante su intervención en el Foro de Esquipulas 2016 en Guatemala, en donde explicó que “hacer la paz es nadar contra la corriente”.

​El Presidente Juan Manuel Santos manifestó este lunes en Guatemala, que el desafío de la sociedad es que ésta entienda “que los llamados costos de la paz no son costos sino inversiones”.

Durante su intervención en el Foro de Esquipulas 2016 “Colombia hacia la Paz, Transformaciones y Desafíos”, en el que se expusieron los avances y retos de los procesos de paz que adelanta el Gobierno de Colombia con las guerrillas de las Farc y el Eln, el Jefe del Estado indicó que de lo que se trata es cambiar el miedo por la reconciliación.

 

“Miedo al cambio, miedo a que hagan política quienes antes los amenazaban con armas, miedo a perder el ‘statu quo’, así sea el de una guerra a la que se han acostumbrado. Pero ¡de eso se trata! De cambiar para bien. De reconciliarse. De cambiar las balas por los votos y las armas por la palabra”, indicó.

El Primer Mandatario manifestó que lo que está en juego ahora es la posibilidad real de declarar a América “como una zona libre de guerra”.

Y anotó que hoy en día, la mayoría de los principales conflictos que ocupan la atención internacional parecen estar lejos de alcanzar una solución diplomática.

“Hay más de 20 conflictos vigentes en el mundo y en solo uno de ellos –uno– se está haciendo un esfuerzo real para terminarlo a través del diálogo: el conflicto colombiano”.

Nadar contra la corriente

En otro de los apartes de su intervención en el Foro, el Presidente Santos explicó que “hacer la paz es nadar contra la corriente”, ya que siempre es más fácil, más popular, hacer la guerra y dar partes parciales de victoria, y seguir perpetuando el conflicto.

Así mismo, sostuvo que siempre están los que se oponen al proceso, los que torpedean los avances, porque no quieren o no les conviene la paz.

“A veces toca nadar contra corriente. En Colombia, los opositores al proceso siembran mitos y desinforman. Dicen que será una paz con impunidad… Y, como ya vieron, no es así”, aseveró.

No amnistía a crímenes de lesa humanidad

Finalmente el Presidente Juan Manuel Santos manifestó que es la primera vez que un gobierno y un grupo armado ilegal crean un sistema de rendición de cuentas ante un Tribunal Nacional por la comisión de delitos graves.

“Estamos sentando un precedente que puede dar esperanza para otros conflictos armados en el planeta. Este es un sistema diseñado para lograr el máximo de justicia que nos permita la paz”, sostuvo.

Y explicó que al final de un conflicto se suelen conceder amnistías e indultos, “pero hay crímenes tan graves que ni la ley ni nuestra conciencia permiten amnistiarlos”.

“Por eso la piedra angular de este acuerdo es el pacto de que no habrá amnistía para los crímenes de lesa humanidad, los graves crímenes de guerra. Todos estos delitos no serán amnistiados, sino que serán juzgados y sancionados por la nueva jurisdicción”, concluyó.

COMPARTIR