Foto: Captura de pantalla Youtube

María Teresa Mastena se caracterizó por su piedad y por conservar dentro de su corazón una intensa devoción por el rostro de Cristo.

Es impulsora de la Pía obra de socorro y fundadora del Instituto de la Santa Faz, con el que se propuso propagar, reparar y restaurar la imagen amable de Jesús en las almas.

La Beata María Pía es recordada por su dedicación  al promover nuevas iniciativas en favor de los pobres, de los que sufren y de los enfermos, confiando al Instituto el carisma de propagar, reparar, restablecer la imagen del dulce Jesús en las almas.

Murió en Roma el 28 de junio de 1951.


Redacción: Paola Andrea Galindo González /
Con información ACI Prensa