Fotografía Aciprensa

Cada 18 de noviembre la Iglesia celebra la dedicación de las Basílicas de los Apóstoles San pedro y San pablo, templos en Roma que contienen los restos de estos dos grandes del cristianismo

La Basílica de San Pedro en el Vaticano fue construida sobre la tumba del Apóstol, que murió crucificado de cabeza. El emperador Constantino mandó a construir ahí la Basílica dedicada al que fue el primer Papa de la Iglesia.

La actual Basílica de San Pedro demoró 170 años en ser edificada. Se empezó con el Papa Nicolás V y fue terminada por el Papa Urbano VIII, quien la consagró un 18 de noviembre de Fecha que coincide con la consagración de la antigua Basílica.

La Basílica de San Pedro mide 212 metros de largo, 140 de ancho y 133 metros de altura en su cúpula. No hay templo en el mundo que iguale su tamaño.

En la basílica se puede encontrar bajo las ventanas de la nave central y en las naves laterales, en mosaico, se encuentran los retratos de todos los Papas desde San Pedro hasta el actual, el Papa Francisco.

En el 2009, el  papa Benedicto XVI dijo que “esta fiesta nos brinda la ocasión de poner de relieve el significado y el valor de la Iglesia. Queridos jóvenes, amad a la Iglesia y cooperad con entusiasmo en su edificación”.


Redacción: Verónica Palacio