San Antonio María Claret

“Oh Virgen y Madre de Dios… soy hijo y misionero vuestro, formado en la fragua de vuestra misericordia y amor”, solía decir San Antonio María Claret, cuya fiesta celebramos hoy 24 de octubre 

San Antonio nace en Sallent (Barcelona), en 1807, en el seno de una familia profundamente cristiana, dedicada a la fabricación textil; es considerado el patrón de los tejedores. Desde pequeño se destacó por su amor a la Eucaristía y a la Virgen.

Más adelante ingresa al seminario sin perder de vista su intención de ser monje cartujo; es ordenado sacerdote. Su deseo de ser misionero lo lleva a las Islas Canarias y luego a Cuba, donde fue Arzobispo de Santiago. Allí trabajó buscando sembrar el amor y la justicia contra la discriminación racial y la injusticia social. Esto le trajo algunos enemigos.

En su vida fundó la Comunidad de Misioneros del Corazón de María, hoy llamados Misioneros Claretianos, y a las Misioneras Claretianas.


Redacción: Verónica Palacio