Fotografía: Aciprensa

San Blas fue reconocido por sus dones en la curación de enfermedades en humanos y animales, su fe en Dios siempre se mantuvo pese a la adversidades 

San Blas, médico y Obispo de Sebaste era conocido por obtener curaciones milagrosas con su intercesión. “Cierto día salvó a un niño que se ahogaba por una espina de pescado que se le había trabado en la garganta”. por eso cada 3 de febrero se celebra su fiesta.

Durante la persecución contra los cristianos de Agrícola, Cuando los cazadores fueron a buscar animales para los juegos de la arena en el bosque, mucho estaba en la cueva de San Blas esperando a se curados.

San Blas fue echado a un lago, pero con la gracia de Dios se mantuvo parado sobre la superficie. el santo con su fe invitada a aquellos malvados a caminar sobre el agua pero estos se ahogaban.


Redacción: Verónica Palacio