Santa Laura Montoya

Hoy 21 de octubre la Iglesia Católica celebra a Santa Laura de Santa catalina de siena, la primera santa colombiana

Santa Laura nació en Jericó, Antioquia en 1874 en una familia cristiana. Cuando tenía dos años, su padre fue asesinado en una época dura para el país y su familia quedó en la orfandad y la pobreza.

Esta mujer admirable crece sin estudios, por las dificultades de pobreza a causa de su orfandad, hasta la edad de 16 años cuando ingresa en la Normal de Institutoras de Medellín, para ser maestra elemental y de esta manera ganarse el sustento diario. Sin embargo, llega a ser una erudita en su tiempo, una pedagoga connotada, formadora de cristianas generaciones, escritora castiza de alto vuelo y sabroso estilo, mística profunda por su experiencia de oración contemplativa.

Madre Laura, siempre tuvo la inquietud de evangelizar a los indígenas. Al buscar apoyo para esa causa, decidió viajar a Roma y hablar con el Papa Pío X. Cuando tenía todo listo para el viaje, se acercó a visitar a la Inmaculada en la Catedral de Medellín.

Frente a la imagen de la Virgen, oro:“Mira Señora, este dinero. Es el fruto de economías de muchos años y va ahora a gastarse en hoteles y barcos. Y todo porque tú, Señora mía, me dejas sufrir sola y no me haces el mandado a Roma”.

“Esta misma noche, preséntate, te lo ruego, al Santo Padre y cuando él ponga la cabeza en la almohada, hazle sentir los gemidos de los pobres salvajes del mundo y compromételo a hacer algo por ellos”. Y Añadió: “Suspendo el viaje, mientras me traes la respuesta del Papa”.

Con una celebra frase “Destrúyeme Señor y sobre mis ruinas, levanta un monumento para tu Gloria”, trabajo y se forjo Junto a sus seguidoras, en la evangelización de los indígenas y en 1914 funda la familia religiosa “Misioneras de María Inmaculada y Santa Catalina de Sena”.

Uno de los milagros por intercesión de Santa Laura, aprobados por la santa sede, es la curación de un cáncer en estado terminal de doña Herminia Gonzáles de Álvarez, que vivía en Medellín en 1993.


Redacción:Verónica Palacio

COMPARTIR