Hoy 4 de agosto la Iglesia celebra los 201 años de ordenación sacerdotal del Santo cura de Ars que se realizó en Francia en agosto de 1815.

San Juan Bautista María Vianney o Cura de Ars fue considerado un gran confesor ya que tenía el don de la profecía, recibía ataques físicos del demonio y vivió entregado a la mortificación y la oración. Además, pasaba varias horas en el confesionario aliviando las almas de los atormentados.

Vivía una vida austera, dormía en el suelo porque regaló su cama y su ingesta se basaba en papas y huevo hervido.

Durante la Revolución Francesa el Cura pasaba sus noches enteras componiendo y memorizando sermones pero lamentablemente tenía mala memoria.

Enseñaba a los niños el catecismo y luchaba para que la gente no estuviera en las tabernas los domingos. En sus predicaciones decía: “la taberna es la tienda del demonio, el mercado donde las almas se pierden, donde se rompe la armonía familiar”.

Personas de todas partes viajaban a confesarse con el Cura de Ars y pronto fue adquiriendo reconocimiento hasta que fue construida una iglesia para su permanencia.

El sábado 4 de agosto de 1859 fallece y sólo hasta 1925, gracias al Papa Pío XI es canonizado en la fiesta de Pentecostés.


Redacción: Paz Estéreo