Hoy se le da especial atención a la Santísima Virgen María acompañándola en su soledad la cual vela junto a la tumba de su Hijo.

Durante la Vigilia Pascual se realizan cuatro actos importantes que inician con la bendición del fuego y se enciende el cirio pascual.

Seguidamente, se entona el Pregón Pascual que es un poema escrito alrededor del año 300 que proclama que Jesús es el fuego nuevo.

También se realiza la liturgia de la Palabra, donde se repasan siete lecturas, desde la Creación hasta la Resurrección, siendo la lectura del libro del Éxodo que narra el paso de los israelitas por el Mar Rojo cuando huían de las tropas egipcias siendo así salvados por Dios, de la misma manera recuerda que Dios esta noche nos salva por su Hijo.

Finalmente el cuarto y último acto es cuando la Iglesia entera renueva sus promesas bautismales renunciando a Satanás a sus seducciones y a sus obras, se bendice la pila bautismal o un recipiente en representación y se recita la letanía de los Santos que nos une en oración con la Iglesia militante y triunfante.


Redacción: Paz Estéreo